Como debes curar un tatuaje infectado de forma efectivo

Hoy en día encontrar una persona que no lleve un tatuaje es muy poco habitual, los motivos para tatuarse son muchos: situaciones personales vividas, recuerdos que no se quieren olvidar o simplemente alguna representación que les gusta y la quieren llevar tatuada.

No obstante,  debemos tener en cuenta que un tatuaje no deja de ser una herida en la piel y que como tal conlleva unos cuidados para que evitemos que pueda llegar a infectarse.

Sintomas que nos alertan de que el tatuaje se ha infectado

Hay muchos síntomas que te pueden ayudar a saber si el tatuaje se ha podido infectar o no. Aquí tienes una pequeña lista de los más comunes:

  • En primer lugar te dolerá la zona tatuada, sólo con la simple rozadura de la ropa (si está en un lugar no visible) o con el roce de los dedos al lavártelo.
  • El área tatuada presentará una leve hinchazón de la piel. Al principio es normal porque te han hecho una herida, pero no debe durar mucho.
  • El enrojecimiento alrededor de la zona tatuada es uno de los primeros avisos de que algo no va como debería de ir.
  • Notaras como unos pequeños pinchazos por toda la superficie del tatuaje
  • Si la infección está un poco más avanzada tendrás pus, un poco de fiebre y malestar en general.
  • Cuando te acabas de hacer un tatuaje es normal que sientas como unos escalofríos por todo el cuerpo, pero debes controlarlo porque en algunos casos pueden llegar a tener unas décimas de fiebre y eso significará que no va bien.

Pasos a seguir cuando el tatuaje esta infectado

Si estás seguro de que el tatuaje está infectado, deberás seguir unos pasos que a continuación vamos a decirte para que no vaya a más y poder lucirlo en pocos días.

  • Visita a tu médico de cabecera, te recetará una crema tópica para bajar la inflamación.
  • Intenta tener siempre la zona limpia, lávala con un antiséptico y sécala rápidamente. Utiliza gasas esterilizadas o una toalla que sea de tú uso personal.
  • La herida tiene que estar siempre seca, ya que el agua retrasa la cura.
  • No tapes el tatuaje, intenta tenerlo al aire durante el tiempo que te sea posible para evitar que empeore o que pueda llegar a pudrirse.
  • Aunque veas que va mejorando y que no tienes casi dolor no detengas el tratamiento porque puede volver a infectarse.

Con una buena higiene y siguiendo las pautas que tu médico de cabecera te dé, podrás comprobar cómo la herida va cicatrizando poco a poco.

Al principio la capa superficial del tatuaje se recubrirá de una costra (no te asustes, es lo normal) que con el paso de los días irá cayendo. En unas semanas tu tatuaje estará totalmente curado y listo para enseñar.

Un tatuaje es algo muy serio que no debes tomarte a la ligera, ya que es para toda la vida. Pero si eres de los que disfruta con ellos, ten en cuenta quien te lo hará, dónde y si después de hacerlo notas cualquier síntoma acudir rápidamente a un médico.

Dejar comentario